El web no está optimizado para IExplorer, es mejor utilizar Mozilla Firefox o Chrome

 

2poh_fisio gine.jpg

La fisioterapia uro-ginecológica es una de las especialidades de la fisioterapia, que nuestro Centro apostó por ella desde el inicio. Es esencial en las diferentes fases de la vida de la mujer, en especial en el embarazo, parto, postparto y menopausia.

La fisioterapia uro-ginecológica es una disciplina terapéutica que estudia, evalúa y trata las disfunciones del suelo pélvico y la esfera sexual.

Se pueden alterar diferentes sistemas de nuestro cuerpo, y por eso tratamos los trastornos: urológicos, ginecológicos, coloproctològics y viscerales en la mujer. La fisioterapia del suelo pélvico está indicada especialmente después del parto o el embarazo y en la menopausia, donde hay importantes cambios hormonales que favorecen la debilidad muscular y la falta de tono en los tejidos, por ello hay que tener precaución y cuidar nuestro periné.

Esta especialidad cada vez tiene más relevancia debido a los numerosos estudios que demuestran su eficacia y beneficios como:

  • Mejorar la tonicidad y fuerza del suelo pélvico.
  • Mejora la faja abdominal y ayuda a recuperar la figura
  • Equilibrar las presiones diafragmáticas.
  • Prever o corregir problemas de incontinencia urinaria
  • Prever problemas lumbares
  • Mejorar alteraciones viscerales
  • Mejorar la salud sexual
  • Aumentar el tono muscular de músculos estabilizadores abdomino-lumbopélvica.
  • ...

Aunque parece que sólo quedan afectadas las mujeres que han tenido hijos también se pueden beneficiar de las aplicaciones terapéuticas otros pacientes. Por ejemplo, es frecuente que debido a una práctica deportiva intensa o de impacto que se debilite el suelo pélvico. También encontramos a personas con dolor en las relaciones sexuales (dispareunia), personas con abertura vaginal, así como problemas en la defecación, entre muchos otros.

Algunas de las patologías más frecuentes que afectan al suelo pélvico y solemos tratar son:

  • Incontinencia urinaria
  • Urgencia urinaria
  • Polaquiuria, ir muy a menudo el wc.
  • Aires vaginales
  • Diastasis abdominal
  • Incontinencia fecal o de gases.
  • Descenso de los órganos (prolapso de la vejiga, útero o recto) o sensación de peso vulvar
  • Dolor perineal o dolor pélvico
  • Estreñimiento, fisuras anales y hemorroides.
  • Embarazo y post parto.
  • Dolor o adherencias cicatrices de cesárea o episiotomía
  • Infecciones de repetición
  • Disfunciones sexuales (dispareunia, vaginismo o anorgasmia).

En la primera visita de valoración, haremos una anamnesis extensa, valoraremos la pelvis, la postura, el estado de la faja abdominal y diafragma. Por último se realiza una exploración intracavitaria (tipo ginecológica), para valorar el suelo pélvico. Se trata de una exploración no dolorosa, hecha con delicadeza y profesionalidad. A partir de aquí se pauta el tratamiento más adecuado, adaptado a cada caso.

A continuación podréis acceder a los diferentes servicios que ofrecemos dentro de la Fisioterapia Uro-ginecológica.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.  [ más información ]